Queridos lugares Pet-Friendly: Tenemos problemas

Si vamos a hablar de tendencias, además de la obsesión loca por los aguacates y los colores no convencionales en los frapucchinos, los espacios pet-friendly se multiplican a una velocidad vertiginosa. Cafeterías, supermercados y restaurantes empiezan a aceptar amigos peluditos, ¿por qué debes dejar a tu perro aburrido en un apartamento cuando puedes tenerlo a tu lado?  Nunca he tenido uno, pero supongo que es un pensamiento recurrente en las personas que sí.

smooth white and tan Chihuahua puppy sitting on white wooden ladder chair beside woman holding fruit shake drink close-up photo
¿Cocteles y perritos? Tal vez

Ya no es raro ver perritos en carteras, labradores enormes paseando felices en centros comerciales o pugs con la correa anudada a la mesa de una pastelería, disfrutando de la recientemente adquirida libertad. Todo es perfecto. Los perros son el mejor amigo del hombre. Todos amamos a los perros. Amor perruno por todas partes.

Pero no es verdad.

Según un estudio de la Universidad de Valencia – sí, una universidad de verdad – el 10% de las personas entrevistadas sufren un miedo excesivo e irracional a los perros. La forma correcta de llamar a este miedo es cinofobia y soy una de las desafortunadas personas que la sufren. Cuando era pequeña me ponían sumamente nerviosa. Cada que llegaba a la casa de mi abuela – que siempre ha tenido perros – no estaba tranquila hasta que me cercioraba de que la bestia peluda estaba en cerrada y no iba a saltar sobre mí.

Me sentaba en el sofá de flores en la sala con tantas personas entre el lugar en el que estaba el perro y yo como fuera posible. Con el tiempo he mejorado y puedo ignorarlos algunas veces. De todas formas, llegar a un lugar en el que sé que puede haber perros que no estén bajo control y puedan siquiera tocarme, hace que me empiecen a sudar las manos, se me acelere la respiración y empiece a hablar en un tono más agudo, con un pánico evidente.

Resultado de imagen para angry dog gif
Se ven así para mí
Ahora imaginen cómo se ven los lugares pet-friendly para nosotros, ese 10% que hiperventila, llora y se desequilibra cuando hay perros cerca.

La idea de que algún día el mundo sea completamente dog-friendly – no es como si las personas sacaran a pasear a sus gatos o conejos, para seguir utilizando la expresión pet-friendly – es una película de terror. Perros por todas partes. Ladridos. Cosas peludas que saltan, te tocan y babean. La idea de un mundo lleno de perros me asusta casi tanto como la posibilidad de una pandemia apocalíptica.

Para evitar malentendidos con los amantes de los animales, no los odio. El problema es que ellos y yo no nos llevamos bien. En mi caso el miedo a ellos viene de la falta de control de la situación que cada que tengo a un perro cerca, algo que me sucede con casi todos los animales: Caballos, ovejas, gallinas – a ellas sí las odio – y conejos. No me dan (tanto) miedo los gatos porque la mayoría de las veces están igual o más asustados que yo, pero los perros… Ellos son animalitos valientes, amables y acostumbrados a saludar, que seguramente no entienden por qué los miro raro y se acercan a mí pensando “¡Hola, humana! Quiero ser tu amigo, seamos amigos. Sí, sí, sí, ¡por siempre!”.

Resultado de imagen para best friend dog gif
Tal vez solo quieren invitarme algo en su idioma

Es un problema no tan difícil de entender. Si cuando una persona teme a las arañas, los murciélagos o las serpientes el miedo está normalizado, ¿por qué la cinofobia es tan ignorada? ¿Porque el perro es el mejor amigo del hombre? ¿Porque quién podría tener miedo a esos seres tan tiernos e incondicionales? Incluso las personas que temen a las vacunas, los lugares altos o los payasos son reconocidas y protegidas de situaciones que resulten incómodas.

Un miedo invisible

Aquí va un ejemplo de una situación cualquiera: Sales de tu casa, entras al ascensor y encuentras a tu vecino con su pug. El perro se acerca a olerte, saludarte o lo que hagan los perros cuando se acercan a las personas. Te pegas a la pared opuesta al ascensor y dices con una risa nerviosa: “Es que me dan miedo los perros”. El dueño sonríe y mira con amor la colita enroscada y el hocico aplastado del pug: “Tranquilo que no hace nada”, responde confiado. No puedes estar tranquilo porque sí que hace algo.

Te hace hiperventilar y querer subir por las escaleras de emergencia con tal de que no ponga su nariz fría cerca a tu rodilla. Si lo vieras en la calle, probablemente cruzarías al otro lado. Después de 30 segundos que se sienten como 30 minutos, llegas al primer piso. Dices “hasta luego” sin mirar atrás antes de que cuatro patitas emocionadas por salir corran emocionadas hacia afuera.

Ahora cambia la mascota en el ascensor por una araña: Ni siquiera tendrías que mencionar que te dan miedo. El dueño de la araña involucrada la mantendría lejos de ti, entendiendo que puede no gustarte tanto como a él. Ellas tampoco hacen nada si no las molestas, ¿o sí? Solo quieren conocerte y caminar con sus peludas patitas por tu cuerpo…

Resultado de imagen para cute spider gif
También son lindas

Pienso que quienes tienen a un perro como compañía están cegados por el amor. No piensan en ellos como amenazas o fuentes de ansiedad, y asumen que si sabes que no vas a ser mordido tu respiración volverá a la normalidad. Los entiendo – tengo una carpeta de fotos de perritos bonitos en el computador – pero no es mi caso. Entiendo el amor, pero no el perruno. Tampoco entiendo por qué esconder el miedo, hablar de él apenado e intentar disimularlo. Todos somos diferentes y si hay personas a las que les aterran las bolitas de algodón, las posibilidades son infinitas.

Antes los cafés, oficinas y restaurantes se sentían como un lugar seguro. Eran esas burbujas en las que no tenía que estar alerta para cambiar de lugar, caminar más rápido o buscar que algún objeto estuviera entre el perro y yo. Con la ayuda de dueños de mascotas y ustedes, queridos lugares pet-friendly, ese sentimiento de burbuja feliz podría regresar a mí.

¡Y hay buenas noticias! La aceptación es el primer paso

Los psicólogos reconocen la existencia de la cinofobia, los portales de internet también y algún día las personas empezarán a publicar memes relacionados, pero ¿cuándo se va a convertir en un tema de conversación? ¿Cuándo va a ser tenido en cuenta? No hablo de marchas, movimientos anti-mascotas o lo que las señoras moralmente correctas podrían decir en contra – cuando eres moralmente correcto siempre hay algo que decir -. Hablo de reconocer que todos somos diferentes. Hablo de que las cosas que le gustan a la mayoría no necesariamente les gustan a todos.

Si existen niños a los que no les gusta el helado – de verdad, conozco a uno – todo es posible.

Resultado de imagen para ice cream hate gif

En mi investigación este blog, manejado por un perro, habla de la responsabilidad de los dueños con relación a los lugares pet-friendly. Los llama miembros de la familia y resalta su importancia como compañeros de vida. Arion, el perro, tiene toda la razón.

Comentario de Cam: Descubrí que no hay ningún perro, ni se llama Arion. Es una marca de comida para mascotas española. De todas formas, prefiero pensar que hay un perro que escribe.

Las mascotas son compañeros de vida. Son pequeños, peludos e incondicionales. Al estar inmersos en un mundo de humanos, es el deber de cada dueño ayudarlos a navegar en las confusas ciudades, cafeterías y lugares al aire libre que hemos inventado. Si no lo haces por mí, una cinofobica más, ¡hazlo por él! Tampoco creo que sea divertido para un perro ser rechazado, regañado o mirado con horror.

Entonces llévalo contigo, no olvides su correa en casa y si te encuentras con alguien que te responde “Me dan miedo los perros”, acéptalo y continúa. Es posible que sea como yo y no tenga nada contra él. Si tu intención es ayudar a la persona asustada a perder el miedo, hazlo con paciencia.

A veces las personas me preguntan si me gustaría dejar de tener miedo y la respuesta siempre es sí. Me encantaría salir de mi apartamento hasta la portería sin vigilar quién viene atrás. No tener que disculparme cada que por mi culpa una mascota termina encerrada. Creo que es un proceso lento pero posible que depende enteramente del dueño del miedo. Como consejo general nunca, nunca obligues a alguien más – como si incluso fuera posible – a dejar de tener miedo. Puedes ayudar, sí, pero la intención no nace de ti.

Resultado de imagen para happy pug gif
Fun fact: Los pugs son mis favoritos (de lejos)

¿Y… los lugares pet-friendly?

Seguirán existiendo. Es una tendencia que se va a convertir en algo normal, tanto como los locales con parqueadero o las sillas para bebés disponibles, ¡y está bien! Espero el día en el que las personas empiecen a llevar a sus gatos y tortugas. También espero que mientras pierdo el miedo, estos se vuelvan lugares en los que aprendo a hacerlo.

Queridos lugares pet-friendly, tienen una gran responsabilidad: Más que hacer que cada mascota sea bienvenida, tienen una oportunidad. Pueden hacer que personas como yo, que no se sienten seguras con ellas cerca, las entiendan un poco más. No creo que todos puedan convertirse en amantes de los animales, pero sí en amigos lejanos, ¿cómo lo logran? Con mejores dueños, reconociendo miedos y creando espacios seguros no solo para las mascotas, también para las personas.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: