A propósito de la cancelación de Soma 2017

O por qué estoy especialmente molesta por no ir a un concierto en esta segunda mitad del año

Entrevistador imaginario: ¿Algo que decir antes de empezar?

Decir “me gusta la música” puede llegar a sonar un poco tonto, cliché y no muy creativo pero creo que vale la pena resaltarlo. Me gusta la música y no lo digo porque tenga la más mínima idea sobre la historia del rock, sea buena diferenciando los mil tipos de música electrónica que existen o tenga claro por qué la salsa y el merengue son diferentes, lo digo porque es verdad. Fin. No tengo que saber el nombre de Foo Fighters para que sea cierto, ni entender por qué Lemonade de Beyoncé es tan importante.

Yo cuando mepreguntan qué música me gusta y como no soy muy buena diferenciando géneros, pero tampoco quiero decir “escucho de todo” porque no es verdad; ¿han escuchado la cumbia argentina? No es lo mío, no no no.

Me gusta la música desde que escuché cassettes (tuve que investigar la forma correcta de escribirlo) con 5 versiones diferentes de La Macarena (y las bailé todas), intenté imitar a Shakira en 2001 y escuché el primer CD de Britney Spears que aún guardo en algún lugar.

Muchos de esos recuerdos sonoros, frecuentemente relacionados con música demasiado girly, están fijos en mi historia y escuchar algunas canciones me lleva a días en los que todo era completamente diferente, algunas veces nuevo y mágico, otras nada más… discutible (sí, te estoy hablando a ti, 2008).

Es como en “Mi banda sonora, ”ese programa radial de La W en los fines de semana en el que siempre hay alguien interesante contando la historia de su vida a través de canciones que lo llevan a algún momento específico y funcionan como hilo conductor. No tengo una vida tan interesante (aún), ¿pero música? Hay por montones.

Entrevistador imaginario: ¿Y cómo sería tu banda sonora, Cam?

Vengo de una familia colombiana no tan convencional, musicalmente hablando. No entendí qué era la música de fin de año hasta que la escuché en las fiesta de 15 años de mis amigas y mis recuerdos más nítidos de música en español son Café Tacvba, Aterciopelados o Bacilos, pero puedo reconocer más canciones de música para planchar de las que alguna vez voy a aceptar y las rancheras me ponen de un humor divertido. Además, me molestan casi todas las canciones de The Beatles (e internamente me sé algunas) por opacar la mayoría de los recuerdos de mis primeros años. Casi siempre estaban ahí, con Cat Stevens y muchas canciones de los 80s.

No mucho tiempo después, era todo pop. Por todo me refiero a Britney Spears, Shakira y las Pop Stars (o grupo Escarcha, para las antiguas fans die-hard como yo). Sí, Escarcha, ese grupo completamente extinto de adolescentes, que entonces me parecían completas adultas, sin canciones memorables pero lo suficientemente catchy para seguir existiendo en alguna esquina muy, muy alejada de mi cerebro.

Y aquí estoy yo a los 6

Conseguí un discman bastante tarde pero con su ayuda escuché mil veces Let Go de Avril Lavigne de principio a fin, mientras todas escuchaban RDB (Rebelde) y yo estaba permanentemente confundida, tanto que descargué algunas canciones en Ares para entender por qué era tan interesante. Nunca vi un solo episodio de la novela/serie/show pero me aprendí todas todas las canciones.

Mención de honor #1: No sé ni por dónde empezar para hablar de lo importante, increíble y relevante que fue (y aún es) High School Musical y todas las canciones que vienen de películas de Disney. Necesita su propio artículo.

Comentario extra de Cam #2: La historia de cómo aprendí a usar Ares es divertida. Cuando las Cheetah Girls estaban de moda (para mí SIEMPRE van a estar de moda) quería muchas de sus canciones pero eran difíciles de encontrar, entonces mi mamá dijo que conocía un lugar en el que podía conseguirlas para mí. Básicamente me enseñó a usar Ares demasiado pronto y cuando se dio cuenta ya había creado un monstruo.

Aunque no estoy nada orgullosa de mis decisiones de estilo, 2008 no estaba nada mal: Panda, Cash Cash, Panic! At The Disco, My Chemical Romance, Circus de Britney Spears (!!!), Fall Out Boy, Katy Perry… Creo que 2008 también podría tener su propio artículo.

Con un MP4 chino (ya sé que la mayoría de las cosas son hechas en China pero este de verdad se veía Chino) y un conocimiento avanzado de Ares, empecé a descargar música real, con todo el compromiso. Pasaba algunas tardes y mañanas en días de vacaciones viendo MTV cuando aún tenía mucho que ver con música y así descubrí a Lady Gaga, Vampire Weekend y muchos más.

Mención de honor #2: En 2010 conocí Florence + The Machine y (!!!) no sé ni cómo empezar a hablar de ellos.

Dejando de lado al internet y MTV, las personas también fueron importantes. Las increíbles personas por las que estaba rodeada y la música que escuchaban fueron importantes (shout out a Cat por ser de mis mejores fuentes de música en los últimos 7 años), y también los eventos a los que empecé a ir: Conciertos, conciertos, conciertos.

Cuando tenía 7 u 8 años mis papás me llevaron a un concierto de Shakira, y como nunca he sido muy alta que digamos, llevé zapatos de… no sé, fácilmente 15 centímetros de plataforma para aparentar ser mayor y no tener complicaciones a la entrada (había altura y edad mínima requeridas y no cumplía con ninguna), y el trauma quedó.

El primer concierto al que fui del que tengo recuerdos claros (me quedé dormida viendo a Shakira a eso de las 10 de la noche entonces no cuenta) fue un electroacústico no muy grande con Bomba Estéreo y fue mágico. El año siguiente al fin cumplí 18 y dejé de preocuparme obsesivamente por todos los lugares a los que creí que no podía entrar, intenté de golpe la experiencia total de un concierto comprando entradas para un festival de tres días.

Aunque estaba bastante nerviosa al principio y cometí todos los errores que podía cometer (nada contra la lluvia, cálculos erróneos de presupuesto, creer ilusamente que tenía tiempo de ver a todos los grupos que quería), me encantó la experiencia y el próximo año va a ser la quinta vez que asisto, esta vez más preparada y con menos probabilidades de llegar lavada a mi casa.

¿¡Dónde estabas cuando te necesité, Karen Smith!?

La experiencia se trata no solo de escuchar cosas que creí imposibles en vivo y ser por un momento parte de algo más grande, también está bailar, perderse en la música y sentir esas burbujitas vibrantes de energía por todas partes.

Comentario extra de Cam #3: Es un poco chistoso porque antes estaba convencida de que no me iba a gustar para nada: Personas, muchísimo ruido, lluvia, empujones… no. Pero se volvió parte de la aventura y desde el día que sé que un artista en la lista de Favoritos viene me emociono con la cuenta regresiva como si contara los días para navidad (o para que termine este semestre).

Entrevistador imaginario: ¿Y qué tiene que ver esto con el Soma de este año… ?

Por eso estoy tan molesta. Adiós al conteo regresivo feliz, a las suposiciones de qué canción iba a utilizar Phoenix para abrir y a toda la planeación que necesita un evento de este tipo para que pueda llegar a mi casa en un periodo de tiempo corto. No, nada.

Mi reacción leyendo “Soma 2017: Cancelado”

Es como cuando quedas con alguien para ir a ver una película, compras las entradas y te quedas congelada en la puerta del teatro como una tonta, esperando a que tu acompañante llegue con las palomitas, y no. Nunca llega.

Si algo bueno queda, es que por el divertido line-up que tenía empecé a escuchar más de Neon Indian y ahora puedo estar triste por no verlos con música más o menos alegre de fondo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: