Alerta roja: ¡No compres ese regalo! ¡No!

Estamos a días de terminar el año. Adiós 2018. Las cosas que hicimos en los meses pasados se hacen cada día más evidentes y las que no hicimos también. Después de meses difíciles, llega esa época feliz. Una vez más recuerdas esa palabra: Regalo.

Imagen relacionada
¡ES NAVIDAAAAD!

Soy una de esas personas que disfrutan comprando regalos. Me gusta sentir que encontré lo que las personas no sabían que querían. Me gusta caminar, ver vitrinas y esquivar las filas más largas en las tiendas para sentir que vencí al sistema. No siempre encuentro lo que tengo pensado – hay cosas que simplemente escapan de mi presupuesto – pero siento que siempre, siempre acierto en algo.

Este talento para encontrar obsequios y mi recientemente adquirida conciencia ambiental – se ha ido desarrollando en el año – me lleva a escribir esta guía, una vez más. El año pasado escribí esta linda guía de regalos navideños y después de releerla sigo estando de acuerdo. Puntos extra para Cam de 2017. Sin embargo, retiro lo dicho: No regalen medias.

Comentario de Cam: Recomiendo leer la publicación del año pasado primero para entender de qué hablo. Lee, amiguito, ¡lee!

¿Y… cuál es el problema con las medias?

Además de que son propias de un nivel de amistad muy bajo llevan una carga pesada sobre sus inexistentes hombros. Las medias como regalo representan una buena intención, pero una pésima ejecución. A menos que la persona a la que esté destinada el regalo sea una declarada coleccionista, piénsalo un poco.

Resultado de imagen para christmas freak gif
Coming soon:

Nota importante: Las medias no siempre son medias. Pueden ser camisetas genéricas de supermercado, trapos de cocina o joyería de fantasía. Ellas son la representación de todos esos regalos difíciles que dicen a gritos que no conoces en lo más mínimo al receptor. Son ese regalo tímido escondido tras los regalos más grandes. Es posible también que – viendo al destinatario romper la envoltura – como comprador te arrepientas un poquito. Al menos en el fondo.

También son ese tipo de regalo que queda para siempre olvidado. En el mejor de los casos es cambiado por otro – ojalá útil – en el almacén.

Esta es la parte en la que todo se vuelve complicado. Me encontré con este artículo de Quartz [Returned gifts are creating an environmental disaster] hace unos meses y lo he guardado todo este tiempo. Podría ser considerado como mi primer regalo de navidad, amigos de internet.

Marc, Sarah y Michael hablan de que los regalos cambiados nunca regresan a las tiendas. Después de ser un estorbo enorme en las bodegas y complicar inventarios, son revendidos. Cada objeto pasa por un número indeterminado de intermediarios – aumento de la huella de carbono – para eventualmente desaparecer. Muchos terminan en basureros y el final de otros es un misterio.

El artículo fue publicado en el 2016 y muestra algunas cifras desalentadoras: En Estados Unidos, el 9% de los regalos de navidad es intercambiado.

Imagen relacionada
No importa qué tan brillante y lindo sea el empaque – que al final también es basura

Soy un testigo confiable – antes culpable – cuando digo que en Colombia las cifras deben ser parecidas. No puedo recordar cuántas veces busqué un regalo cualquiera para no quedar mal. En el pasado compré más de un par de medias improvisadas para aparentar que sí recordé a esa persona. Además de que los media-regalos gritan “NO SÉ QUÉ MÁS DARTE, AYUUUUUUDA” desaparecen en menos de nada. Son desechados, cambiados, olvidados, regalados de nuevo…

Comentario de Cam: La última vez que jugué amigo secreto mi regalo fue un regalo reutilizado. Me agrada la creatividad, pero el sentimiento fue desagradable. No volví a jugar desde entonces.

Esta es la parte en la que hay que ser creativo

La misión: Los media-regalos deben ser erradicados.

Comprar algún objeto sin significado especial puede ser el camino más fácil. Los regalos genéricos materiales han sido una constante en la época navideña desde el inicio – seguro los inventaron primero que el papel para empacar – pero no son la única opción. Mientras que el mundo está inundado de basura, internet está inundado de artículos que dicen “Una experiencia es el mejor regalo”. No podría estar más de acuerdo.

¡Regala una experiencia! No es tan difícil ni alternativo como suena.

Resultado de imagen para hope gif
¡Vamos, vamos, vamos!

Barriga llena, corazón contento

Es ampliamente reconocido que la comida te puede hacer feliz. Es arma de conquista y un mecanismo asegurador de negocios. Viene en todas – TODAS – las formas, tamaños y colores. Hay para todos los gustos y me atrevo a asegurar que con ella nadie se sentirá decepcionado.

Resultado de imagen para cloudy with a chance of meatballs gif
La comida es algo tan, TAN universalmente adorado, que hay películas en las que las hamburguesas llueven. Me encantan esas películas.

Si estás buscando qué regalar a ese familiar lejano con el que no quieres quedar mal, busca una caja de galletas de linda presentación. Arma una tabla de quesos deliciosa para alegrar las sobras de la mañana de navidad. También puedes regalar desayunos o cenas en restaurantes que ofrezcan bonos de regalo (recomendado para regalos a grupos familiares). Si quieres hacer del regalo algo más especial puedes hacerlo tú mismo. Hay muchas, muchas recetas que seguir en internet.

Comentario de Cam: Esta es mi página favorita de recetas yummly.com. Muy recomendada también para esos días en los que no tienes casi nada en la nevera.

Y si no es un regalo para tu tía, sino para una persona que quieres que se convierta en algo especial… No dejes pasar la oportunidad: ¡Invítala a almorzar! En el peor de los casos, los dos van a comer delicioso (para ideas de restaurantes en Bogotá, haz clic aquí).

Mágicas experiencias sonoras

Conciertos, recitales, musicales… La oferta suele ser amplia en las ciudades y hay para todos los presupuestos (¡y edades también!). Como aficionada a los conciertos – se han llevado mucho de mi dinero – siento que son experiencias irremplazables.

Resultado de imagen para concert gif
¿Sientes la emoción, los empujones y las ganas de alcanzar una de esas esferitas brillantes? También yo.

Aunque no estés del todo seguro de los gustos musicales del destinatario del regalo, hay algunos infalibles. Recuerdo que hace muchos años fui con mis papás a ver a la Orquesta Filarmónica de Bogotá en un concierto de navidad. No sé qué tocaron, qué día era ni cuántos años tenía. Pero sigue en mi memoria, ¿no? Sé que me gustó. Algún impacto debió causar en mí para ser recordado hasta hoy.

Por eso, en honor a esa memoria sonora, ¡este podría ser el regalo elegido! Pienso que es especialmente lindo para un niño. Ahora todos crecen en un mundo tan, tan saturado de tecnología… Es también una forma de conectarlos de nuevo con la vida real.

Comentario de Cam: ¿Alguien sabe dónde consigo a un niño de 5 años que me ayude a formatear una tableta…?

Luces, cámara, acción

En el mundo contemporáneo, pasamos las horas observando pantallas. Películas, documentales, series… Pero siempre en una pantalla. Por eso las entradas a cine o las tarjetas de meses – y meses – de Netflix son una buena idea.

Imagen relacionada
En mis sueños más locos Netflix patrocina las pendejadas que escribo

No son el regalo más creativo del universo, pero son uno de los más realistas. Si quieres hacer pasar a alguien más un buen rato, ¿importa tanto que sea una idea alternativa? Si a esa persona no le entusiasma la idea, recibiré felizmente todas las tarjetas y boletas rechazadas.

Comentario de Cam: ¡Y Netflix domina el mundo! Cuando regalas meses de Netflix, regalas también la posibilidad de ver Gilmore Girls, Gossip Girl o Pretty Little Liars… *redoble de tambores*… ¡SIN PARAR!

Llena el mundo de conocimiento

Aunque técnicamente todo – realmente todo – se pueda aprender por YouTube hoy en día, no hay nada como aprender en el mundo real. He estado en clases de pintura, cocina, baile, tennis, piano… Y la lista sigue y sigue. También he asistido a algunas conferencias y congresos que me han dado un montón de ideas.

Resultado de imagen para learn gif
AAAAAAAAAAAAAAA *grita cosas incoherentes con emoción*

Regalar un curso, clase o entrada a una conferencia además de ser recordado, va a hacer crecer como persona a alguien más. La oferta actual es infinita.

Entre mis favoritas están las clases de cocina – sushi, pizza, pastelería – y las conferencias o eventos cortos.

Regala paz y tranquilidad

En la categoría de regalos de bienestar – por llamarlos de alguna forma – entran varias cosas. Masajes, tratamientos, caminatas, una noche acampando… Creo que es el tipo de regalo perfecto para alguien que sabes que está cansado por el largo larguísimo año que está por terminar. Como los estudiantes de últimos semestres haciendo trabajo de grado (esto es una indirecta, ayuda).

Resultado de imagen para spa gif
¡Es un buen regalo hasta para bros!

Aunque puedan sonar como cosas lejanas y exageradas, hay un montón de cupones en internet, ¡y es un regalo lindo! Para confirmarlo, imagina cómo sonará: “Mira, ella me regaló un masaje.”

Automáticamente elegante.

Al regalar experiencias las posibilidades son tan infinitas como tu creatividad. Hay muchas más ideas que no incluí en la lista: Entradas a museos y exhibiciones, funciones especiales, parques de diversiones, tours a fábricas de cerveza, andar en karts…

¡Buena suerte en tu búsqueda! Recuerda: Di no a ese regalo.


Importante: Si de verdad – genuinamente – te encanta regalar medias, no te sientas ofendido. Perdón.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: