La frase más importante que me ha dicho alguien muy borracho

Bueno, eso es lo que creo que me quiso decir

Fue un borracho desconocido en una fiesta de cumpleaños, e iba más o menos así:

“Es que somos como el mismo perro y por eso es que no funciona” — Reconstrucción hecha por Cam

Sí, perro. Las primeras tres veces que intentó explicar lo no lo entendí muy bien, pero insistía tanto que al final terminé por hacerlo.

¡Margaritas de lulo y coco para todos!

Con el cerebro nublado por el tequila apretaba mi mano, junto con la de mi bestie-crush (por ahora le voy a decir… Nigga), sin parar de hablar. Preguntaba si éramos la misma persona, sentíamos lo mismo y pensábamos igual. La respuesta siempre era negativa.

Cerebro de Cam: ¿Por qué no puedes llamarlo por su nombre? Felipe, se llama. Ah, y es tu novio. Cam, por favor madura. Seriously.

“Es que creo que cada vez que los veo se parecen más y más”

Pero la verdad es que no, aún somos dos. Somos dos personas completamente diferentes, que de no ser por ese borracho desconocido, no lo habrían recordado (yo no lo recordaba).

Contaba partes de su historia no lo suficientemente largas para darnos una situación pero sí una idea general, hablaba sobre lo mucho que se parecía a ella y lo desastroso que era todo. Tan desastroso como la forma en la que hablaba.

Confesión de Cam: La verdad es que tampoco recuerdo el 100% de lo que dijo por culpa del tequila, era tan, tan confuso… Y perturbador… Y raro…

En conclusión la recomendación es: No te parezcas a tu crush, novio, casi novio, persona con la que sales, tu “ay qué te pasa, no es nadie”.

Total: El borracho tiene toda la razón

Lo noté la mañana siguiente, después de procesar la información aún disponible en mi cerebro recién despertado. Nigg y yo, desde el principio hemos sabido que somos iguales, pero diferentes.

Cam un jueves cualquiera

Tenemos muchísimos gustos en común, pero personalidades opuestas. Formas de ver el mundo diferentes, pero ideas similares, y cada uno es fastidioso a su manera. Como… ¿dos partes de una fábrica de churros pero con funciones diferentes? ¡Solo iguales pero diferentes! Fin.

Siento que ahí está el secreto. Ahí está la razón mágica por la que las cosas funcionan (sort of). El ser lo suficientemente compatibles para llevarnos bien, pero no demasiado como para que las cosas sean aburridas le da un equilibrio decente a esta amistad, relación humana, vínculo de negocios, tratado comercial, contrato a término indefinido y todos los nombres que pueda tener.

Es un equilibrio feliz, brillante y acogedor.

Código Rojo: El problema

También hay días malos, obviamente.

A veces las líneas entre quién es quién se sienten borrosas y todo se vuelve oscuro, raro y desconocido. Es como si a Baymax (el masmelito hablador de Grandes Héroes) le faltara la tarjeta de Tadashi y andara por el mundo así: Bonito y gordito, pero confundido. Solitario.

A veces olvido quién soy, qué cosas me gustan o qué planes a escala gigante tengo en el futuro. Olvido quién era dos años atrás y cómo funcionaban las cosas en ese entonces. Es horrible olvidar, y por eso está bien ser diferente.

Debe ser difícil ser uno, fundirse con alguien más y borrar todo recuerdo del pasado, de una vida diferente, no necesariamente mejor, pero sí diferente.

Life Hack: Recuerda

Regresar en el tiempo y pensar en quién era antes de conocer a algunas personas es lindo, es como hablar con Cams del pasado.

Al ser una persona que escribe mucho, mucho, muchísimo, no encuentro tan complicado volver a un momento específico y ver qué estaba pasando, pero imagino que para algunas personas sí es difícil y terminan por perderse, desdibujarse y olvidar que también pueden ser un humano funcional.

Creo que ahí está una de las formas de dependencia persona más molestas pero comunes: Adaptarse tanto al estilo de vida de alguien más (o intentarlo), hasta que las cosas se mezclan lo suficiente para olvidar que aún hay dos personas diferentes involucradas, e intentar solucionar todo desde el mismo punto de vista.

Metáfora explicativa (de papelería) de Cam: Es como intentar hacer un dibujo en papel gris con un marcador negro, pero que con el tiempo también se volvió gris, o algo así. Dos cosas tan parecidas no llegan a nada, ¿pero qué tal si el marcador recordara cómo ser un marcador negro de nuevo? Sí, los marcadores no recuerdan, pero esta es una explicación abstracta entonces todo es posible.

Nota final para ti, amable (y un poquito raro) borracho desconocido

Aunque no fue fácil entenderte, y tal vez eso no era lo que querías decirme, gracias por haberlo hecho (o por haberlo intentado).

Con tu ayuda, divertido humano, las 3 personas que lean esto van a entender el mensaje: Cuando sientas que estás desapareciendo, siendo absorbido por alguien más o que las líneas entre quién es quién son frágiles, o se están desdibujando, intenta recordar quién eras antes de empezar. Si no puedes hacerlo aún estando con esa persona, código rojo. Corre. Búscate.

Y habla con borrachos desconocidos (pero no siempre, a veces no son amigables). Tal vez tienen cosas que enseñarte, así las olviden al día siguiente. No son tan malos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: